Biografía

Susan Elizabeth Phillips nació y creció en Ohio. Conoció a su marido, Bill en la Universidad mediante una cita a ciegas.
Bill estudiaba ingeniería, y como ella no sabía muy bien de qué iba eso, le preguntó si  tenía algo que ver con “arreglar tostadoras”. Aún hoy se ríen a carcajadas al recordar aquel episodio.

Al poco tiempo se casaron y resultó ser el amor de su vida. Tras dos años de matrimonio decidieron aumentar la familia y Susan se quedó embarazada de su primer hijo. wedding1Aunque Bill estaba fuera de la ciudad por motivos laborales cuando Susan rompió aguas,  hizo todo lo posible por volver y ser testigo del nacimiento. También estuvo a su lado cuando nació Zach, su segundo hijo. Hoy en día sus hijos ya están casados y han hecho a Susan abuela.

Comenzó a escribir de  manera accidental. Era profesora en una  escuela superior, pero tras nacer su hijo, lo dejó para quedarse en casa.  En 1976, la empresa de su marido se trasladó de Ohio al centro de New Jersey. Claire, su mejor amiga vivía en la misma calle, dos puertas más abajo. Ambas eran grandes lectoras de todo tipo de literatura, desde los bestsellers de actualidad hasta las novelas románticas históricas. Les encantaba hablar de libros… los que les gustaban y los que no. Un día, decidieron escribir un libro juntas, sólo por divertirse un poco, y con el bebé de Susan sentado en su sillita a su lado, pensaron en una historia. Sentadas en el suelo, con un bloc amarillo, comenzaron a escribir.

Cuatro horas después habían conseguido tres frases. No tenían ni idea de cómo escribir un libro, aunque sí de cómo no. Después de varios meses, ingeniaron un sistema. Se reunían para rgab1montar una escena con diálogos. Claire tomaba muchas notas, las pasaba a limpio en su máquina de escribir, y regresaba con una especie de bosquejo, que le entregaba a Susan. Algunas veces solo cambiaba una frase aquí y otra allá. Otras, tiraba a la papelera todo ese trabajo para empezar de nuevo. A pesar de todo, su amistad sobrevivió.

gb-i1Con solo la mitad del manuscrito, consiguieron el número de teléfono de una editora de Dell Publishing. Más nerviosas que un flan, la llamaron. Era una mujer muy agradable, les hizo algunas preguntas sobre el libro, y accedió a echarle un vistazo, aunque no estuviera terminado. Desafortunadamente, también quería una sinopsis. ¿Sinopsis? Apenas sabían lo que iban a escribir en el siguiente capítulo, mucho menos como terminaba el libro. Con las rodillas temblando, corrieron a la máquina de escribir e hicieron una breve sinopsis. Pasaron a limpio el manuscrito y lo enviaron por correo.

Tres semanas después, sonó el teléfono. Era la editora. “La llamo de Dell Publishing. Hemos leído su manuscrito y nos ha gustado. Dell quiere hacerles una oferta”.

Así de simple. ¡Iban a publicarlo! Susan nunca ha contado esto en las comidas con colegas por miedo a ser acribillada a panecillos franceses. Parece tan fácil, pero entonces el mercado estaba al rojo vivo, con los editores hambrientos de libros. Desafortunadamente, ahora no es tan fácil. Un año después, acabaron el libro, que se publicó en 1983 con el título “The Copeland Bride”, bajo el seudónimo Justine Cole (Susan quería Chastity Savage, pero Claire no la dejó). Este libro está  fuera de edición, y seguramente, según nos cuenta Susan, es lo mejor, pues no era  políticamente correcto y a Susan le lloverían airadas críticas si se reeditara de nuevo. A pesar de todo, Susan está increíblemente orgullosa de él. Considerando que ni Claire ni ella sabían cómo escribir ni siquiera una historia corta, hicieron un trabajo excelente, salvo por unos fallitos aquí y allá. 

A Claire la escritura no la absorbió  como a Susan. Trasladaron a su marido al suroeste del país, y pudo cumplir su sueño de estudiar Derecho. Ahora Claire lleva una excitante vida como asistente de duo2uno de los fiscales del Estado. De modo que Susan,  tuvo que aprender a escribir un libro sola.

Muy asustada, Susan se metió en otro romance histórico, que fue publicado como “Risen Glory” y reeditado por Avon Books como “Just imagine”. Este fue su primer libro como Susan Elizabeth Phillips, y, sí, ese es su verdadero nombre. Escribir sola era más aburrido que hacerlo con una amiga, pero ya que tenía tantas historias pululando por su cabeza, no tuvo más remedio que hacerlo. Continuó con  “Glitter Baby”, su primer libro contemporáneo. El libro tuvo una gran acogida internacional y recibió mucha atención en Estados Unidos. Finalmente, Susan, tenía una carrera ante ella.

Instalada ya en Chicago, empezó a escribir lo que según ella son sus grandes libros: “Fancy Pants”, “Hot Shot” y “Honey Moon”. Susan adora estos libros. Fueron el principio del estilo de lo que escribe actualmente y le llevó dos años acabar cada uno. Todos fueron publicados por Pocket y todavía están en imprenta. Mientras escribía esos libros, descubrió su ‘voz’ contemporánea. Desafortunadamente, aunque los libros tenían buena acogida en el mercado internacional, tardaba tanto en escribirlos que en Norteamérica nadie la conocía.  ¡Tenía que escribir más rápido!. Por suerte, había desarrollando suficiente autoestima en sus habilidades para relajarse un poco.

Susan es una gran admiradora de Nora Roberts y recuerda siempre algo que dice Nora: “Puedo arreglar una página mediocre, pero no una página en blanco”. Susan encontró el coraje de llenar su pantalla de ordenador con páginas mediocres, y confiar en sí misma para arreglarlas después.

Siempre había querido escribir sobre una mujer que no sabe nada de deportes y hereda un equipo de la NFL.  Así nació su primera comedia romántica, “It had to be you”. Este libro la llevó a su nueva editorial, Avon Books, y relanzó su carrera.

Carrie Feron, es la Editora Ejecutiva de Avon Books. Gracias a su magia, “It had to be you”, “Heaven ,Texas” y “Kiss an Angel” fueron publicadas en los dieciocho meses siguientes. Por fín, los lectores sabían quién era Susan Elizabeth Phillips, y, cuando pensaba que las cosas no podían ir mejor, publicaron  “Nobody’s baby but mine”. Susan estaba firmando libros en una  maravillosa librería de St. Louis cuando recibió la noticia que estaba en la lista de USA Today Top 50 besteseller, ¡ en el número quince!. Cuando “Dream a little dream” llegó a la lista de bestsellers de New York Times, estaba sola en casa, casi mejor, pues nadie fue testigo del ataque de locura y sus gritos de alegría.  

Una de las aficiones de Susan, es la cocina vegetariana. Cuando sus hijos se marcharon de casa, se enamoró de la jardinería, planificando su jardín en invierno e intentando hacerlos realidad en verano. También es una adicta a los museos de arte, así que si está invitada a tu ciudad en una gira editorial, puedes contar que sacará algunas horas a su agenda en vuestro museo. La familia continúa siendo el centro de su vida. Cierra su ordenador en un segundo para encontrarse con sus hijos, jugar con sus nietos, o charlar con su marido.

Adora viajar, pero no puede dejar que interfiera demasiado en su tarea como escritora. Su viaje soñado tuvo lugar en Septiembre del 2000 cuando Bill y ella pasaron 8 días recorriendo la Toscana (este viaje fue la inspiración para ‘Breathing Room’ (Toscana para dos).
También ha realizado maravillosos viajes a : Bermudas, el norte de California, Santa Fe, Paris, y más recientemente Alaska, Londres e Irlanda. Se lleva libros allá donde va. Adora los románticos y ‘los libros de ficción y relaciones para mujeres’ y es una gran lectora del género.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: