Antología

TENÍAS QUE SER TÚ

ANTOLOGÍA  

 

 

Phoebe recobró el aliento. No era bueno que Pooh se pusiera nerviosa. Recordó la última vez que había ocurrido y se adelantó un paso.

—¡Noo, Pooh!

Pero su advertencia llegó demasiado tarde. La temblorosa perrita ya se estaba poniendo en cuclillas. Con una expresión de pesar en su carita peluda, comenzó a orinar sobre la tapa del ataúd de Bert Somerville.

Capitulo 1 de “Tenías que ser tú”

La puerta se cerró detrás de ella y los dos hombres se estudiaron durante un largo rato. Viktor habló primero.

—Debe prometerme, entrenador, que no la lastimará.

—Lo prometo.

—Lo ha dicho demasiado rápido para mi gusto. La verdad es que no le creo.

—Soy un hombre de palabra, y le prometo que no la lastimaré. —Flexionó las manos—. Cuando la asesine, lo haré tan rápido que no sentirá nada.

Viktor suspiró.

—Eso es exactamente lo que me temía.

Capitulo 5 de Tenías que ser tú

—Bueno, has recuperado tu trabajo por ahora. Pero como no la controles, te colgaré del marcador con el culo al aire. ¿Me has entendido?

Ronald le dio un golpecito a su cigarrillo y luego levantó la solapa de la chaqueta con los pulgares.

—Me lo pensaré.

Dan le observó marcharse totalmente atónito.

Cuando Ronald alcanzó su coche, tenía sudada hasta la chaqueta. ¡Dan! Había llamado Dan al entrenador y todavía estaba vivo. Oh, Dios Mío. Oh, Válgame Dios.

Capitulo 8 de “Tenías que ser tú

—Nos vemos, Bobby Tom.

Cuando él desapareció, Dan le ladró a ella como si fuera un sargento de entrenamiento.

—¡A mi habitación! Ahora.

—Ah, eso no te lo crees ni tú.

—Cuándo comienzas a juguetear con el mejor receptor de la AFC, rebasas los límites. Ahora a menos que quieras que aireemos los trapos sucios en público, te sugiero que te muevas.

Phoebe a regañadientes le siguió hasta fuera del bar y por el vestíbulo.

……..

-Siéntate.

Aunque su cerebro había comenzado a emitir las advertencias más alarmantes, la caliente neblina del tequila la envolvía e hizo que no las tomara en serio, así que se cuadró con un saludo militar y obedeció su orden.

—Sí, señor.

—¡No te burles de mi! —Él apoyó la gran mano en la cadera—. Mantente lejos de mis jugadores, ¿me oyes?, estos hombres están aquí para ganar partidos de fútbol; ¡No son tus juguetes personales de placer y no quiero volver a ver nada como lo que vi esta noche! ¡Nunca!

Y ese fue simplemente el comienzo. Él vociferó y gritó, ruborizándose tal como hacía en los partidos cuando le gritaba a un árbitro. Finalmente, paró para respirar.

Ella le echó una sonrisa de medio lado y paseó la punta de su dedo índice por su boca.

—¿Qué ocurre, bombón? ¿No besaste nunca a una chica en un bar?

Capitulo 12 de Tenías que ser tú

La foto final era una vertical que ocupaba toda la página, de su cuerpo desnudo dando la espalda. Se estaba levantando el pelo, con una rodilla inclinada y una cadera ligeramente echada para atrás. Su piel no pintada era una lona para huellas de manos negras y rojas en su hombro, la curva de su cintura, la redondez de su glúteo y la parte de atrás del muslo.

Dan señaló la foto de la revista con su dedo índice.

—¡Algún hombre ha pasado un buen rato haciéndote esto!

Phoebe no malgastó ni un minuto más en pensar que su cólera parecía fuera de proporción para alguien que intentaba de tal manera distanciarse de ella.

—Hombres, cariño. Uno para cada color.

…..

Ella se levantó de la silla.

—Nada de ruedas de prensa, Ron. Te dije desde el principio que no daré entrevistas.

Los labios de Dan se torcieron.

—Si le permites desnudarse primero, apuesto que lo hará.

—Ya basta, Dan. —Ron se volvió a Phoebe—. Siento lo de la rueda de prensa.

Dan dio un bufó enojado.

—Acláraselo bien a ella, Ronald. Seguro que tienes que sacar el látigo.

Ron hizo como que no lo oía.

—Desafortunadamente, no puedes continuar despreciando a la prensa sin que parezca que tienes algo que ocultar.

—No creo que quede nada que no haya visto ya todo el mundo. —Se burló Dan.

Capitulo 13 de Tenías que ser tú

Puede que fuera porque estaba cada vez más triste. Echaba de menos a Víktor y al resto de sus amigos. Echaba de menos su trabajo en la galería. Quería tener el pecho plano y una infancia diferente. Quería un marido agradable y un bebé. Quería a Dan Calebow. No al hombre que la había atacado verbalmente esa mañana, sino al hombre que había bromeado con ella tiernamente la noche que habían hecho el amor.

Capitulo 14 de “ Tenías que ser tú

—Phoebe, querida, tengo que conseguir que salgas de ese vestido.

—No grites… —murmuró.

—Creía que ya te lo había explicado.

— … pero no tengo nada debajo.

Él parpadeó.

—¿Nada? Sé que llevas pantys, yo ví…

Ella negó con la cabeza.

—No llevo pantys. Ni liguero. El vestido es demasiado ceñido.

—Pero llevas medias negras…

—Del tipo que se sujetan solas en el muslo.

Él se salió de debajo de ella.

—Phoebe Somerville, ¿me estás diciendo que ni siquiera llevas bragas?

—Se marcan.

—¿Sólo dos medias negras?

—Y unas gotas de White Diamonds.

Él se levantó de un salto y la puso de pie sin ningún tipo de suavidad.

—Nos vamos de cabeza al dormitorio, cariño. Hay probabilidades de que tenga un ataque al corazón antes de que termine la noche y quiero morir en mi cama.

Capitulo 20 de “ Tenías que ser tú

Cuando se alejó de la mesa, todos los ojos la siguieron. La puerta se cerró.Dan quiso dejarse caer precipitadamente ante sus pies y besárselos. En ese momento, supo sin duda alguna que no podría casarse con Sharon Anderson, y sintió como si le hubieran quitado un peso enorme de los hombros. Phoebe llenaba su corazón, no Sharon, e iba a tener que replantearse todo otra vez. El futuro que antes se presentaba lóbrego y deprimente ante él, ahora se tornaba inesperado, haciendo que experimentara un ataque de regocijo.

Capitulo 19 de “ Tenías que ser tú

 

 

 

 









 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: