Los personajes


 
Cal Bonner

La cámara enfocó a Cal, y la piel de Jodie se puso húmeda y pegajosa producto de una combinación de lujuria y resentimiento. Joder, estaba buenísimo a pesar de su edad.

Estaba parado delante de la Harley con unos pantalones vaqueros y una camiseta negra tan apretada que mostraba uno de los mejores torax del equipo. Algunos tíos estaban tan musculosos que parecía que fueran a estallar, pero Cal era perfecto. Tenía el cuello grande y musculoso, pero no era un tronco como el de algunos jugadores. Su pelo oscuro era ligeramente rizado y lo llevaba despeinado como si no se dignara a perder el tiempo peinándolo. Dinamita era así. No tenía paciencia con cosas que para él no tenían importancia.

Medía alrededor de uno noventa, era más alto que la mayoría de los quarterbacks. También era rápido, listo y tenía la habilidad telepática para leer las defensas que sólo los mejores jugadores compartían.

 
    
 
Jane Darlington

 

 
 
 
Lynn Bonner
 
la mujer que apareció por la puerta parecía demasiado joven para tener un hijo de treinta y seis años, y también, demasiado sofisticada para ser hija de Annie Glide. Bonita, elegante y estilosa, llevaba el pelo castaño claro a la altura de los hombros, curvándose a la altura de las orejas y enfatizando sus ojos azul claro. Discreta frialdad camuflada con exquisitos modales. Alta y delgada, llevaba pantalones negros con una impecable chaqueta de lana de color uva con un broche abstracto en la solapa. 
 
Jim Bonner
 
Le pareció como si estuviera mirando una versión mayor de Cal..
 

 

Ethan Bonner

Rubio, más delgado que Cal o Gabe, tenía el físico de un rompecorazones y era el único de los tres hermanos Bonner que se parecía a su madre; su apariencia de modelo masculino le había causado tener que resistir una interminable lista de puyas de Cal y Gabe. Tenía sagaces y luminosos ojos azules y nunca se había roto la nariz. Su pelo color castaño, tenía un corte conservador y siempre estaba bien peinado. Normalmente prefería camisas Oxford, pantalones Dockers pulcramente planchados y mocasines, pero hoy llevaba una vieja camiseta Grateful Dead y vaqueros. Claro que en Ethan esa ropa parecía el traje de los Brooks Brothers.

 


  

 


  
 

 

 

Annie Glide

—Se llama Annie Glide —le dijo mientras salía—. Y cumplirá ochenta años el año que viene. Padece del corazón y tiene enfisema, pero dice que no está preparada para dejarnos. Mira como tiene las escaleras. Joder. Este lugar se está viniendo abajo.

—Seguramente tú puedes ofrecerle algún otro sitio para vivir.

La miró como si hubiera perdido la cabeza, luego se dirigió a la puerta y la golpeó con el puño.

—¡Abre, viejo murciélago, y dime por qué está la puerta cerrada!

Jane lo miró boquiabierta. ¿Ésta era la manera en que él trataba a su vieja abuelita?

La puerta se abrió y Jane clavó la vista en una mujer cargada de hombros con cabello rubio oxigenado sobresaliendo en mechones por toda su cabeza, con los labios pintados en rojo fuerte y un cigarrillo colgando de una de las esquinas de su boca.

 


Era exactamente igual, grande, guapo y duro, y estaba perfecto con su camisa roja de franela cayendo flojamente y las desgastadas botas de cuero. Su grueso pelo oscuro, que llevaba más largo que su hijo, tenía algunas hebras plateadas, pero no parecía mayor de cincuenta y pocos años, demasiado joven y guapo para tener un hijo de treinta y seis años.

 

La doctora Jane era una de esas mujeres pulcras que vestían tweed. Sus pantalones de pinzas a medida de cuadros marrones y negros y su suéter suave, de color avena parecía de cachemir. A pesar de su altura, tenía huesos pequeños, con piernas bien proporcionadas y una cintura delgada. Jodie podría sentir envidia de su figura si no fuera por el hecho de que no tenía tetas, o por lo menos no lo parecía.

Su pelo rubio con mechones más claros en distintos matices, le llegaba por la mandíbula y no era teñido. Lucía un corte conservador que Jodie hubiera dejado suelto, no retirado de su cara por un pasador de terciopelo marrón.

Se giró ligeramente y Jodie obtuvo una mejor perspectiva de su cara. Las grandes gafas de sabihonda eran una pena, escondían un bonito par de ojos verdes. También tenía una frente y una nariz decentes, ni demasiado grandes ni demasiado pequeñas. Su boca era interesante, con el labio superior delgado y el inferior más grueso. Y tenía buena piel, aunque no parecía cuidarla demasiado.

 

 

 


 




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: