Las Primeras Damas

 PRIMERAS DAMAS DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

**

No son chicas glamurosas ni frívolas matronas, tampoco mujeres oportunistas. La mayoría conocieron a sus esposos cuando todavía no podían soñar con las posiciones que luego ocuparían, los amaron y compartieron con ellos esperanzas y desafíos. Como figuras públicas, la sociedad y la crítica estuvieron pendientes de sus actos. Son como las demás, sólo que más observadas, como alguna dijo: cuatro u ocho años en la pecera.

Comúnmente se les juzga no por ellas mismas, sino por lo que hicieron o dejaron de hacer sus maridos.

El oficio de Primera Dama de los Estados Unidos se tornó importante a partir del 18 de agosto de 1920 cuando tardíamente entró en vigor la 19° Enmienda a la Constitución que concedió a la mujer el derecho al voto y se hizo estelar con el desarrollo de los medios de difusión masiva, especialmente de la televisión. Desde entonces, quiéranlo o no, ellas también forman parte del sistema político y de la maquinaria electoral.

——————————————————————————–

LA PRIMERA

Opacada por las brumas del tiempo y por la imponente presencia de las contemporáneas, agraciadas, cultas y dispuestas, pocos recuerdan a Martha Dandridge Custis, la mujer de George Washington, que nunca fue llamada Primera Dama. Cuando se casaron, él no era famoso y ella era más rica, viuda y madre de dos hijos. Con Washington no tuvo ninguno.

 

——————————————————————————–

 

LA FIGURA MÁS ALTA

La reina entre las primeras damas norteamericanas es todavía Eleanor Roosevelt, esposa de Franklin D. Roosevelt, Primera Dama durante cuatro períodos electorales. Fue ella quien dio a esa condición un verdadero realce, convirtiéndola en una categoría del sistema político norteamericano. Es también la que ostenta el record de haber tolerado la infidelidad de su marido a lo largo de ¡29 años!

——————————————————————————–

 

LAS ÚNICAS

Abigail Adams: esposa de John Adams y madre de John Quincy Adams

Bárbara Bush: esposa de George Bush y madre de George W Bush.

——————————————————————————–

 

DOS MUJERES PARA UN DESTINO

Thelma “Pat” Catherine Ryan, que en 1940, al contraer matrimonio con Richard Nixon, inició la senda que la llevaría de humilde maestra de mecanografía a Primera Dama y al escarnio público cuando su esposo, violo escandalosamente la ley y fue obligado a renunciar, quedando ella también cesante, mientras que Elizabeth Warren ascendió a primera figura femenina de la Nación sin pasar por el suplicio de una elección cuando su marido, Gerald Ford, ocupó los cargos de vicepresidente y de presidente sin ser nunca electo para ninguna de esas funciones.

——————————————————————————–

 

LA MÁS ATREVIDA

Hillary Rodham, la maltratada esposa de William Clinton, Llegó a la Casa Blanca en andas de la popularidad de su marido. No se resigno a ser su sombra y salió de allí convertida en la más popular de las primeras damas y la única suficientemente atrevida como para especular con su aspiración a la presidencia. Diplomada en Yale, debutó en la política al ser contratada para investigar a Richard Nixon y era ya profesora en la universidad de Arkansas cuando William Clinton la convirtió en la primera esposa de un presidente que era a la vez, una profesional exitosa. Engañada por su marido, la América machista ha prevalecido sobre la mojigata y la premió por comportarse a la altura que se espera de la mujer del jefe. Hillary pagó con fidelidad al presidente la traición de marido.

——————————————————————————–

 

ASÍ SON ELLAS

Criticada por sus afanes de protagonismo, Nancy Davis, la mujer de Ronald Reagan, se abstuvo de toda actividad pública durante los diez años que duró la enfermedad de su marido al que se unió 50 años atrás cuando ambos eran actores. La Primera Dama número 40, la única actriz de Hollywood en desempeñar esa función, no niega sus arrebatos místicos, que no le han impedido librar una batalla personal contra las políticas de la actual administración en torno a las investigaciones sobre células madre. Aunque le gustó estar allí, confiesa “haber llorado frecuentemente en la Casa Blanca”.

——————————————————————————–

VIVIERON LAS ANGUSTIAS DE LAS GUERRAS

Eleanor Roosevelt, esposa de Franklin D. Roosevelt, que condujo a los Estados Unidos durante la II Guerra Mundial

Mary “Mamie” Geneva Doud, la esposa de Dwight Eisenhower, Comandante aliado durante la II Guerra Mundial.

Elizabeth Virginia Wallace con Harry Truman, al final de la II Guerra mundial y durante la Guerra de Corea…

Claudia Alta Taylor (Lady Bird), cuando su marido, Lyndon Johnson escaló la Guerra de Vietnam.

——————————————————————————–

MALTRATADAS POR LA ADVERSIDAD

 

Cuatro mujeres, estando en la Casa Blanca, lloraron a sus maridos asesinados: Mary Ann Todd por Abrahán Lincoln, Lucrecia Garfield por James Garfield, Ida Saxton a William McKinley y Jacqueline Lee Bouvier a John F. Kennedy.

Cuatro mujeres, estando en la Casa Blanca, lloraron a sus maridos asesinados: Mary Ann Todd por Abrahán Lincoln, Lucrecia Garfield por James Garfield, Ida Saxton a William McKinley y Jacqueline Lee Bouvier a John F. Kennedy.

 

 

Otras cuatro, por causas naturales enviudaron en el gobierno: Anna Tuthill Symmes a la muerte de William Harrison, Margaret Taylor que sobrevivió a su marido, el presidente Zachary Taylor, Florence Klong De Wolfe cuando Warren Harding falleció de un ataque cardíaco y Eleanor Roosevelt, enviudó de Franklin D. Roosevelt.

——————————————————————————–

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: