Curiosidades

 

FANCY PANTS

 

 

¡Hola! Fancy Pants, es uno de los tres libros de SEP a los que ella llama Grandes, y de los que está más orgullosa. Con este libro inició la serie Golfistas, que siguió con Lady be Good (Una Dama para mí, también traducido) y todas esperamos que el próximo libro sea la historia de Ted… 


 

 Aquí fue concebida Francesca…en la zona de Pieles de Harrod’s en Londres…

 
 


 

Y en este coche viajó Francesca por priemra vez con su madre, de camino a casa tras salir del hospital recién nacida.

estertxu


 

Hola a tod@s .
 
La historia me sorprendió, me pareció algo diferente a las otras novelas de SEP, el tiempo en que transcurre la novela no son unos cuantos meses o unas semanas, sino añossss y se ve perfectamente la evolución, sobre todo de ella, de los protagonistas. Me encanta la superación personal y el cambio de personalidad de Francesca, como a pesar de llegar a tocar fondo del todo, logra superarse y además cambiar muy positivamente, es capaz de sacar lo mejor de si misma después de pasar de ser la niña mimada de la Alta Sociedad, a no tener nada, ni nadie, a quien recurrir. El protagonista, también es capaz de superar una infancia dura y convertirse en un golfista de éxito….ellos no pueden ser más diferentes, ella con una infancia privilegiada en cuestión de cosas materiales, y él todo lo contrario…pero se atraen bastante entre sí, aunque a veces a él le daria algún que otro rapapolvo por la manera de tratarla..
En fin que es una historia bien argumentada y bien escrita como siempre..con lo cual recomendable.
Besos
Marisa


 

Skeet miraba fijamente la pendiente suave de césped, y Teddy bebía a sorbos su Coca-cola. Llevaba su par favorito de pantalones de camuflaje de cintura baja, con una gorra de béisbol con una bandera americana.

Una chapa de “Nucleares, No, Gracias” ocupaba un lugar de honor en el centro exacto de su camiseta Aggies
namilki


 
Bien, todas estas críticas que he recibido casi me ha hecho cambiar de idea, pero, que demonios, creo que te pediré que te cases conmigo de todas formas.

-Unicamente tú serías capaz de proponer matrimonio así -dijo ella inestablemente-. Y a excepción de un niño de nueve años, no tenemos una sola cosa en común.

-Sí, bien, no estoy tan seguro acerca de eso -metiendo la mano en el bolsillo de su chaqueta, sacó una pequeña caja de una joyería. Extendiendolo hacía ella, lo abrió con el pulgar, revelando un exquisito anillo con un diamante-. (…)

Francesca, que ya había tomado nota del huevo rojo, distintivo de Tiffany’s sobre la caja azul, tenía sólo una vaga idea de lo que decía.

¿Por qué no había mencionado él nada acerca de amor? ¿Por qué lo hacía así?
Y AQUÍ VA LA FAMOSA CAJITA AZUL DE TIFFANY’S
estertxu


 

 

La atractiva rubia que recibía la atención de Nita en el salón de esa tarde hablaba español, su acento sorprendentemente común en 1947.  

 

La rubia de repente dejó de mirar el dibujo que estaba estudiando, sus ojos castaños líquidos observaron a Chloe. En su acento español curiosamente duro, comentó

-Dentro de poco tiempo será una gran belleza. Se parece a usted.

Nita echó un vistazo a Chloe ocultando ese desdén enfermizo.

-No veo ningúna semejanza, señora. Y ella nunca será una belleza hasta que aprenda a empujar bien lejos su tenedor.

La clienta de Nita levantó una mano compensada hacia abajo con varios anillos chillones e hizo gestos hacia Chloe.

-Ven aquí, querida. Ven y da un beso a Evita.

Por un momento Chloe no se movió mientras trataba de absorber lo que la mujer había dicho. Entonces se levantó con indecisión de su silla y cruzó el salón, de manera vergonzosa enseñando las pantorrillas gorditas que mostraba bajo el dobladillo de su falda del verano de algodón. Cuándo alcanzó a la mujer, se inclinó y depositó un beso de compromiso pero sin embargo agradecido en la mejilla suavemente fragante de Eva Perón.


 
 

 

 

Esta fue mi primera historia de SEP, y con ella me enamoré de la forma de escribir de esta autora, y por eso siempre tendrá un lugar especial en mi corazón.
Además con este libro me llevé muchas sorpresas. Me encontré leyendo una historia que te mostraba lo más profundo de sus personajes. Sus miedos, sufrimientos, alegrías, errores… En especial me agradó el personaje de Francesca. Cómo pasa de ser de una mujer frívola y caprichosa a una gran luchadora. Inclusive ayudándo a superar los miedos del amor de su vida.
Me quedo con esta escena (aunque hay un montón que me gustaron):

Él miró hacia el público y vio que ella lo miraba. Cuando él la miró airadamente, ella colocó una sandalia delante de la otra y dobló su rodilla ligeramente hacíendo un pequeño gesto exagerado y ridículo pero que hizo subir su falda por sus muslos.

Besos
DarlaV
 


El silencio entre ellas se alargó hasta Francesca no pudo soportarlo más. Un buen ataque, decidió, era su única defensa.

-Este bebé no es de Dallie.

Holly Grace la miró con escepticismo.

-Es un cuento verdaderamente bueno.

-No lo es -la miró con frialdad a través de la mesa-. No intentes crearme ningún problema. Mi vida no es asunto tuyo.

Holly Grace jugó con su pulsera Peretti.

 

os gusta? creo que son de platino y el nombrecompleto de la dieñadora safunsan google es Elsa Peretti

conxa

 

 
 

 

 
Este niño me gusta mas que sus padres , aquí os dejo más camisetas.
He buscado las leyendas en inglés, así es más parecido , aunque no se inglés pero como tengo tiempo busco en el texo original
 

Las camisetas de Teddy

 

 

 
Bajo el motorista estaba el nombre de Teddy en letras naranjas fosforescentes  y con la leyenda .” Nacido para sobrepsar el infierno”
 
 


  
Juguetes

-¿Está Teddy por aquí? -pasó el paquete envuelto de una mano a la otra.

-Está en su habitación -no vio necesarío decirle que Teddy se había recluido en su cuarto cuando supo que Dallie venía.

-¿Podrías decirle que salga unos minutos?

-Yo…dudo que quiera salir.

Una sombra pasó por su cara.

-Entonces simplemente muéstrame dónde está su habitación.


Ella vaciló un momento, luego asintió y le condujo por el pasillo. Teddy estaba  sentado en su escritorio, empujando ociosamente un jeep de G.I. Joe hacia adelante y hacia atrás.

-¿Qué quieres? -preguntó, cuando se giró y vio a Dallie de pie detrás de Francesca.

-Te he traído algo -dijo Dallie-. Algo así como un regalo de Navidad retrasado

-No lo quiero -replicó Teddy ásperamente-. Mi mamá me compra todo lo que necesito.

Empujó el jeep sobre el borde del escritorio y dejó que se estrellarse contra la alfombra. Francesca le dirigió una mirada de advertencia, pero Teddy fingió no notarlo.

-¿En ese caso, por qué no se lo regalas a alguno de tus amigos? -dijo Dallie atropelladamente y puso la caja sobre la cama de Teddy.

Teddy lo miró con desconfianza.

-¿Qué hay ahí?

-Tal vez un par de botas camperas.

Algo parpadeó en los ojos de Teddy.

 

-¿Botas camperas? ¿Skeet las envía?

 


 
 

 
y este es que me ha encantado a mí, podría haber sido un juguete de Dalllie
  
 
conxa

 
 
 
 
 
 
 

 
-¿Has pensado alguna vez que el clítoris es el único órgano sexual que no tiene apodo? -él hocicó en sus pechos, todavía tomándose su tiempo con ella aun cuando él todavía estaba insatisfecho-. Tiene una abreviatura, pero no un verdadero apodo más o menos malsonante como todos lo demás. Piensa en ello. ¿Que dices…?Wurlitzer??????

no tenia ni idea he mirado y aqui está…

 

 


una maquina de discos
conxa

Dallie llamó a Francesca el día siguiente a la oficina. Él comenzó la conversación sin preámbulos, como si se hubieran visto ayer, no hace ya seis semanas y no se hubieran separado con bronca.

-¿Por alguna razón en particular? -preguntó. 

-Por la manera que trataste al ministro la semana pasada, fue una auténtica verguenza. La gente aquí toma a sus evangelistas en serio, y Johnny Platt es uno de los favoritos.

-Es un charlatán -contestó, tan calmada como pudo, clavándose las uñas en la palma de la mano. ¿Por qué no podía Dallie decirle simplemente lo que tenía en mente? ¿Por qué tenía que hacer esos complicados rituales de camuflaje?

-Tal vez, pero ahora todos están enganchados a ‘ la Isla de Gilligan ‘, a pesar de ser repeticiones, y a nadie le importaría que tu programa fuera cancelado.

Hizo una pausa corta, pensativa.

-¿Díme algo, Francie, y por favor, díme la verdad, con Gilligan y sus compinches de naúfragos en esa isla tanto tiempo, cómo es que esas mujeres nunca se quedan sin sombra de ojos? ¿Ni papel higiénico? ¿Crees que el capitán y Gilligan han usados plátanos todo este tiempo?

Ella quiso gritarle, pero rechazó darle esa satisfacción.

 


 

 

 

 

 

 

 

En ese mismo momento el Oso hizo una de sus apariciones cada vez más raras.

Me parece que estás en verdadero peligro de convertirte en un calzonazos por esta mujer.

Tienes toda la razón

, le contestó Dallie, acariciando la cima de su cabeza con un beso.

Y luego el Oso rió entre dientes. Buen trabajo, Beaudine.

 

 

 

-¡Eh!, Francie, tienes a la mitad de Wynette deseando lincharte.

Ella tuvo una visión repentina de todas aquellas gloriosas rabietas que sólia tener en su juventud, pero mantuvo la voz tranquila y ocasional, aun cuando su espalda estaba rígida con la tensión.


 

 

-Probablemente porque los hombres sólo han descubierto recientemente el clítoris -dijo ella con maldad. -No han tenido tiempo.

-No lo creo -contestó él, buscando el objeto de la discusión. -Pienso que es porque esto es un bonito órgano insignificante.

-¡Un órgano insignificante! -contuvo el aliento cuando él comenzó a tejer su magia otra vez.

-Seguramente -susurró él con voz ronca. -Más bien como uno de esos pequeños teclados electrónicos enfrentado a un poderoso

Wurlitzer.

-De todos los machos, egoistas… -con una risa profunda, gutural, ella rodó para colocarse encima de él-. ¡Tenga cuidado Señor! Este pequeño teclado puede hacer que tu poderoso Wurlitzer toque la sinfonía de tu vida.

Dallie negó con la cabeza

 

 

 

Echó los hombros hacia atrás, haciendo que el suave corpiño se adhiriera a sus pechos, perfilándolos en un memorable detalle. “Aquí está tu trofeo”, dijo con el cuerpo bastante claramente. “No olvides lo que te estás jugando”.

 

-¿Casarme contigo? -los labios de Francesca se separaron asombrados.

-No veo por qué no. Al menos eso pensaba hasta hace unos minutos cuando te convertiste en una maldita gruñona.

Francesca se recostó en la silla, poseída por un sentimiento horrible, que algo dentro de ella se rompía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: